¿Puedo ahorrar cambiando de comercializadora?

Si eres de los que, desde hace tiempo, se cambió a la iluminación LED y ahora te sientes realmente iluminado, debes saber lo que significó para el planeta entero su descubrimiento y las ventajas, en términos de aprovechamiento de la energía y cobertura lumínica, que esta innovación ha aportado en interiores y exteriores, tanto estética como funcionalmente. Sin dudas, la iluminación LED ha marcado un antes y un después en el aprovechamiento de los recursos energéticos.
Podrías revisar el servicio tempo happy de Endesa o comparar las distintas modalidades sobre cómo contratar la luz, tal y como puedes ver en el siguiente enlace, pero hacer una simple comparación de centurias deja claro la trascendencia de su implementación en todos los hogares y paisajes, desde que I. Akasaki, H. Amano y S. Nakamura crearon el diodo emisor de luz (LED) y se llevaron un premio Nóbel de física por ello, terminando así con el reinado de más de un siglo de la luz incandescente y fluorescente, así como esta se lo había arrebatado, a su vez, a velas, antorchas y lámparas de gas que lo ostentaron por siglos.

¿Qué tengo que saber sobre la iluminación LED?

Fueron tantas generaciones las beneficiadas con la luz de la bombilla eléctrica que su funcionamiento se daba por sentado, pero la luz LED marca la diferencia, y por mucho, en cuestiones de optimización y rendimiento si tenemos en cuenta los siguientes factores:

  • Cada vatio empleado genera hasta 300 lumens, mientras que la luz incandescente solo emite 16 y la fluorescente alcanza hasta los 70.
  • Esta tecnología aumenta la durabilidad de sus lámparas hasta 45.000 horas, casi 30 años, frente a las 1000 de las bombillas de filamento, ahorrando hasta un 80% en el consumo.
  • El 25% de la electricidad mundial se emplea en iluminación.
  • Las luces led convierten el 50% de la energía en calor, mientras que las bombillas tradicionales casi el 95%, utilizando la diferencia en la emisión de luz.

¿Aún no te has pasado a las bombillas LED?

Tranquilo. El coste de esta tecnología no tiene que impresionarte, ya que lo amerita a mediano plazo. Lo primero que debes saber es que, aunque la restauración requiera de una inversión especial, desde el momento de su instalación, comienzan las reducciones en consumo demandado por ventilaciones y debido al calentamiento en el ambiente que, además, afectaba tanto los recintos cerrados y la conservación de obras en museos y bibliotecas. Al cabo de menos de dos años, el ahorro en vatios requeridos por la iluminación es de casi un 90%, cubriendo la totalidad del coste inicial y garantizado por muchos años más.
La renovación del “hágase la luz” es una necesidad imperante en términos de sostentabilidad que cambiará la calidad de vida de todos los pueblos gracias al bajo requerimiento de potencia. Su operabilidad puede depender de celdas solares y su cobertura puede llegar a regiones desfavorecidas y apartadas, desplazar a las llamas encendidas y las calientes farolas generadoras de gas carbónico, y, así, sumarse al activismo mundial ambiental convirtiendo cada espacio, pequeño o grande, en una hermosa postal.
Si quieres conocer más sobre las bombillas LED, sigue este enlace.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies