¿Sabe cómo funciona el mercado eléctrico en España?

©Pixabay

Los intercambios de energía eléctrica en la Península (España y Portugal), se negocian a través del conocido como pool o mercado eléctrico. Funciona desde 1998 y en él se casa la oferta y la demanda. Así se determina el precio de la energía eléctrica para cada una de las 24 horas siguientes.

Liberalización del mercado eléctrico y reestructuración del sistema eléctrico español

Hasta el año 1997 el sistema eléctrico español estaba estructurado como un sistema regulado en el que el Gobierno establecía el precio de la electricidad. El Gobierno remuneraba la totalidad de los costes incurridos. Principalmente eran: generación, transporte y distribución de la electricidad. Eran remunerados a un conjunto de compañías eléctricas privadas. 
La liberalización del sector se apoya en la teoría, internacionalmente aplicada, de que la división vertical de actividades y su posterior reglamentación específica pueden conseguir introducir la competencia y aumentar la eficiencia conjunta del sector eléctrico. La división resultante fue de generación, transporte, distribución y comercialización.

En 1997, se promulgó la Ley 54/1997 de 27 de noviembre del Sector Eléctrico​ (como transposición de la Directiva 96/92/CE de 19 de diciembre de 1996​), que liberalizaba el mercado eléctrico en España. Dicha ley sufrió posteriormente diversas modificaciones en virtud de la Ley 53/2002 de 30 de diciembre, de la Ley 24/2005 de 18 de noviembre y de la Ley 17/2007 de 4 de julio. Ha sido derogada mediante la nueva Ley del Sector Eléctrico 24/2013 aprobada en diciembre de 2013. No obstante, mantiene la estructura básica del sector.

©energiaestrategica.com

Nueva regulación

Esta nueva regulación permitió la entrada de nuevos agentes en el mercado eléctrico. Que era tradicionalmente oligopolístico, como las comercializadores independientes o las cooperativas de energías renovables.
La nueva estructura legal y comercial del mercado eléctrico se basaría en el reconocimiento de dos tipos de actividades:
• Actividades parcialmente liberalizadas: las cuáles corresponden, sobre todo, a las acciones de generación y comercialización del suministro eléctrico.
• Actividades reguladas: las cuáles tienen relación con el transporte y distribución de la electricidad.
De esta forma, el término mercado eléctrico comenzaría a hacer alusión al conjunto de actividades parcialmente liberalizadas. Dichas actividades comenzaban a desarrollarse en el país y el cuál se dividiría, a su vez, en dos grandes sectores:
• Mercado minorista: el cuál se refiere más detalladamente a la propia comercialización de la electricidad hacia los clientes finales.
• Mercado mayorista de la electricidad: también llamado pool eléctrico y el cuál veremos en detalle a continuación.

¿Cómo funciona el pool o mercado mayorista?

Para cada hora, los productores y consumidores que, respectivamente, quieran producir o consumir energía, deberán presentar una oferta. Según sus necesidades y usualmente a través de un representante o comercializador, al precio que consideren.
Los agentes que participan en el pool son las empresas habilitadas: productores, DISTRIBUIDORAS y COMERCIALIZADORAS de electricidad, También los consumidores cualificados de energía eléctrica.
En este mercado, el operador de la red Red Eléctrica de España (REE) hace una estimación de la demanda eléctrica que va a haber en el conjunto de España (horizonte diario) del día siguiente. A partir de ese momento, los productores comienzan a presentar sus ofertas de electricidad a un determinado precio. Este precio es evaluado en €MW/h y por cada unidad de producción o central generadora.
Inmediatamente, y a través de un sistema de pujas, se van adjudicando los paquetes de electricidad hasta cubrir la demanda total del día. Todo ello siguiendo un rango de precio ascendente, es decir, de la oferta más barata a la más cara. Así, la energía vendida es igual a la energía comprada.
El precio final de la electricidad, que es el que se paga a todos los productores por igual, viene determinado por la última oferta en ser aceptada. Este valor será el que se facture al día siguiente de la sesión de mercado.

©OMIE

Mercado mayorista: La OMIE

Existe un organismo encargado de gestionar todo el mercado eléctrico al por mayor de la Península Ibérica.
El Operador del Mercado Ibérico de Energía – Polo Español (OMIE) gestiona el mercado mayorista de la electricidad. Es donde los agentes compradores y vendedores contratan las cantidades que necesitan (MWh) a precios públicos y transparentes.
OMIE también gestiona de manera integrada los mercados (diarios e intradiarios) para toda la Península Ibérica. Su modelo de funcionamiento es el mismo que el de otros muchos mercados europeos.
La participación en el mercado se realiza a través de una plataforma electrónica de fácil acceso a través de internet. Ello posibilita la participación simultánea de un gran número de agentes y la gestión de una elevada cantidad de ofertas de compra y venta de electricidad. Todo ello en un lapso reducido de tiempo. OMIE también realiza la facturación y la liquidación de la energía comprada y vendida en los citados mercados. También elabora las liquidaciones económicas correspondientes.

Mercado mayorista: El Mercado Diario

Los precios de la electricidad en Europa se fijan diariamente (todos los días del año) a las 12:00 horas. Para las veinticuatro horas del día siguiente. Es lo que denominamos como Mercado Diario. El precio y el volumen de energía en una hora determinada se establecen por el cruce entre la oferta y la demanda. Siguiendo el modelo marginalista adoptado por la UE. Se realiza en base al algoritmo aprobado para todos los mercados europeos (EUPHEMIA) y de aplicación actualmente además de España y Portugal en:
Alemania, Austria, Bélgica, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Francia, Holanda, Hungría, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Finlandia, Suecia, Dinamarca, Noruega, Polonia, Reino Unido, República Checa y Rumanía.

Los agentes compradores y vendedores pueden acudir al organismo OMIE con independencia de que estén en España o en Portugal. Sus ofertas de compra y venta son aceptadas atendiendo a su orden de mérito económico, hasta que la interconexión entre España y Portugal se ocupa totalmente. Si en una cierta hora del día la capacidad de la interconexión es suficiente para permitir el flujo de electricidad negociado por los agentes, el precio de la electricidad en esa hora será el mismo para España y Portugal. Si por el contrario, en esa hora la interconexión se ocupa totalmente, en ese momento el algoritmo para la fijación del precio (EUPHEMIA) se ejecuta de manera separada. De tal forma que aparece una diferencia de precios entre ambos países. Durante el año 2014 el 90 % del tiempo el precio de la electricidad fue igual en España que en Portugal. Este dato muestra un correcto funcionamiento de la integración del mercado ibérico.

Resultados del mercado diario

Los resultados del mercado diario, a partir de la libre contratación entre agentes compradores y vendedores representan la solución más eficiente desde el punto de vista económico. Aunque dadas las características de la electricidad, se necesita que sea también viable desde el punto de vista físico. Por ello, una vez obtenidos estos resultados se remiten al Operador del Sistema para su validación desde el punto de vista de la viabilidad técnica. Este proceso se denomina gestión de las restricciones técnicas del sistema. Dicho proceso asegura que los resultados del mercado sean técnicamente factibles en la red de transporte. Por tanto, los resultados del mercado diario sufren pequeñas variaciones, del orden del 4 ó 5% de la energía, como consecuencia del análisis de restricciones técnicas que realiza el Operador del Sistema. Dando lugar a un programa diario viable.

©Pixabay

Mercado mayorista: El Mercado Intradiario

Tras el mercado diario, los agentes pueden volver a comprar y vender electricidad en el mercado intradiario. Esto quiere decir en distintas sesiones de contratación unas horas antes del tiempo real. Existen seis sesiones de contratación basadas en subastas como las descritas para el mercado diario. Donde el volumen de energía y el precio para cada hora se determinan por la intersección entre la oferta y la demanda.
Este mecanismo marginalista de mercado por sesiones hace que el mercado intradiario en el Mercado Ibérico de la Electricidad (MIBEL) sea el más líquido de la UE. Permitiendo a todos los agentes (especialmente a los pequeños) ajustar de manera fácil y en igualdad de condiciones con cualquier otro operador, su posición dentro del mismo día de la entrega física. Nuestro mercado intradiario ofrece precios similares a los resultantes en el mercado diario. Esto hace que sea también el más competitivo a nivel europeo.
Los mercados intradiarios permiten a los agentes compradores y vendedores reajustar sus compromisos (de compra y venta respectivamente) hasta cuatro horas antes del tiempo real. A partir de ese momento, existen otros mercados gestionados por el Operador del Sistema. En él se asegura en todo momento el equilibrio de la producción y el consumo.

Y el mercado minorista ¿cómo funciona?

Son pocos los consumidores que adquieren su energía de forma directa en el mercado mayorista. La mayor parte de los consumidores lo hacen a través de empresas COMERCIALIZADORAS. Adquieren la energía en el mercado mayorista y les transfieren los costes regulados establecidos por la administración.
Así pues, la factura se establece de forma aditiva a partir de dos conceptos claramente diferenciados:
• El coste de la energía. Incluye además del coste de la energía propiamente dicha el de los Servicios de Ajuste, Pagos por Capacidad y otros costes de mucha menor entidad.
• Los costes regulados. Constituyen la llamada tarifa de acceso. Los principales conceptos que incluyen son los costes de las redes (transporte y distribución), los subsidios a las energías renovables, las anualidades del déficit eléctrico y otros costes de menor entidad. Suponen más de la mitad de la factura para un cliente doméstico medio.
La competencia en el mercado minorista se limita al primer concepto (el coste de la energía), al ser los costes de acceso una cantidad establecida por la administración. La COMERCIALIZADORA canaliza los contactos del cliente final con el resto de los agentes del sistema, incluida la empresa DISTRIBUIDORA que posee y mantiene la red eléctrica que suministra al cliente, y que puede ser parte o no del mismo grupo empresarial que la COMERCIALIZADORA. El dinero cobrado por la COMERCIALIZADORA a sus clientes entra en el llamado "sistema de liquidaciones": una caja común del sistema de la cual se paga a los diversos agentes.

Legislación actual

La legislación actual distingue dos tipos de clientes:
• Generalmente, todos los clientes pueden establecer contratos libremente con cualquier COMERCIALIZADORA. Incluirá las cláusulas comerciales (precios, condiciones de pago, etc.) que ambas partes hayan negociado.
• Los clientes pequeños (potencia contratada inferior a 10 kW) pueden acogerse al llamado Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC). Este precio se calcula a partir de la media de los precios horarios de la electricidad ponderados por el consumo del cliente. Adicionalmente se añade el coste de los Servicios de Ajuste del sistema. En el caso de no disponer de contadores horarios que hagan posible conocer este consumo se aplicará un perfil horario publicado por Red Eléctrica de España a la energía consumida durante el período de aplicación y medida por un contador sin discriminación horaria. Estos clientes han de contratar con una "COMERCIALIZADORA de Referencia".

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies